¿Quiénes Somos?

El Instituto de las Hermanas Guadalupanas de La Salle, debe su origen a la intuición y celo apostólico del Hermano Juan Fromental Cayroche, FSC.

Hacia 1944, tras unos veinte años de dedicación apostólica en la Arquidiócesis de México, captó la

Necesidad de crear un Instituto femenino que pudiera colaborar con los Hermanos en su misión educativa; educar humana y cristianamente a niños, niñas y jóvenes. Colocado bajo la advocación de nuestra Señora de Guadalupe, dicho Instituto tendría como inspirador y Guía a San Juan Bautista de La Salle.

El Hermano Juan Fromental Cayroche, al fundar a las Hermanas, da como herencia el carisma lasallista; pone en marcha un proyecto, lo que vivía el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas lo traduce al contexto femenino; en una sociedad y en un tiempo concreto, donde las Hermanas desde diferentes funciones realizarán "Juntas y por Asociación" la única misión eclesial del Instituto, "cada una de las Hermanas ejerce su apostolado como miembro de una comunidad por la que se siente reconocida, sostenida y enviada. (R.14).

El fin de este Instituto es procurar educación humana y cristiana a niños, niñas y jóvenes especialmente a los más pobres (R. 13). Las Hermanas colaboran "Juntas y por Asociación", trabajan en esta obra salvadora entregadas a un empleo en el que "los pobres son evangelizados" y en el que los jóvenes crecen como personas humanas" (R18).

El Fundador de las Hermanas irradió el espíritu de La Salle al corazón de la Mujer- Hermana consagrada, para vivir el espíritu de fe, fraternidad y servicio. Por tanto, el espíritu se hace patente en las Hermanas por el Celo que las mueve a entregarse al servicio de la comunidad educativa en los diversos ministerios que se le confían.

El Hermano Juan Fromental les da como herencia un proyecto de fraternidad, el mismo de la Institución a la que él pertenecía, contribuye con la idea de que la educación Cristiana es un ministerio, la finalidad que las Hermanas se propondrán "Es procurar la educación humana y Cristiana a niños, niñas y jóvenes especialmente a los pobres" (R.3).

Este Instituto atento sobre todo a las necesidades de la Iglesia y de los pobres particularmente en el ámbito educativo, se caracteriza por poner los medios de salvación al alcance de los niños y de los jóvenes mediante una formación humana y de calidad y la proclamación explicita del evangelio.

Hoy el Instituto de las Hermanas Guadalupanas De La Salle se extiende en el mundo con celo ardiente, imitan a San Juan Bautista De La Salle en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Filipinas, Italia, México, Madagascar, Perú.